Play Video

Carta a nuestra comunidad

Gracias por el enorme privilegio de haberme elegido al cargo de alcaldesa del condado Miami-Dade. No importa si usted votó por mí o no: yo seré la alcaldesa de todos los residentes de nuestro condado, y prometo trabajar con firmeza día a día para ganarme su confianza.

Yo me postulé para alcaldesa por las mismas razones que le he dedicado mi carrera entera al servicio público: porque creo que al trabajar juntos podemos crear una comunidad en la que toda persona pueda desarrollar una vida favorable para sí y para su familia.

No obstante, estos objetivos se están poniendo a prueba en la actualidad. Nuestra comunidad ha sido impactada por el coronavirus con tanta fuerza como cualquier otra.  Hay solamente un condado en todo el país con un número mayor de personas infectadas por el virus que el nuestro. Nosotros hemos perdido 4,000 personas, entre familiares, amigos y vecinos, por concepto de esta enfermedad letal, y miles de personas más han sido hospitalizadas. Para mantenernos fuera de peligro, todos estamos tomando la difícil decisión de mantenernos distanciados físicamente de nuestros seres queridos.  Y qué decir de cómo estamos luchando por rebotar de la crisis económica que la pandemia ha causado, especialmente en nuestras comunidades que tanto dependen del sector hotelero y la industria turística.  Y, para mayor desgracia, no se vislumbra aún el fin de esta pandemia.

No obstante, nosotros en Miami-Dade no somos novatos a la hora de enfrentar grandes retos. La nuestra es una comunidad que responde con coraje y resistencia ante cualquier crisis que la amenace – desde huracanes, a recesiones económicas, y ahora la pandemia. En tiempos difíciles como los actuales, mostramos lo mejor de nosotros: que somos una comunidad creada por inmigrantes que sabe lo que es luchar y sacrificarse para construir un futuro mejor. Con mis propios ojos he visto durante los últimos meses cómo la gente se ha remangado la camisa y se dispone a luchar arduamente a pesar de las dificultades. Unidos hemos ofrecido servicios voluntarios para repartir alimentos a miles de familias necesitadas; hemos cuidado de los ancianos y las personas más vulnerables. Hemos hecho grandes y pequeños sacrificios en nuestro quehacer diario con el fin de protegernos los unos de los otros e impedir la propagación del virus.

Yo tengo plena confianza en que saldremos victoriosos de este trance, pero también pienso que tenemos que resurgir de forma mejor. No podemos ignorar los grandes retos que enfrentamos ni podemos dejar que esta pandemia nos venza. Tenemos la oportunidad no solo de restaurar con seguridad la economía local sino también de crear una comunidad más justa y resistente donde toda familia pueda prosperar. Podemos y lograremos: establecer nuevos caminos para que más pequeños negocios triunfen y se fortalezcan; construir un sistema fiable de transporte público que pueda conectar mejor nuestras comunidades; resolver nuestra crisis de vivienda asequible; hacer frente a los retos del medioambiente, descuidados por muchísimo tiempo; y crear un gobierno responsable y transparente que sea eficiente y compasivo a la vez y que funcione en beneficio de todas las personas a quienes servimos.

Yo creo de todo corazón que nos aguardan nuestros mejores momentos: es nuestro porvenir. En las próximas semanas y próximos meses estaré escuchando atentamente a los residentes de todo el condado para así poder conocer sus ideas sobre el futuro de Miami-Dade, un futuro que construiremos unidos.  Comparta su opinión y sus ideas aquí.

Estoy contemplando el futuro con optimismo, gratitud y fe en nuestra mutua fortaleza para superar los obstáculos y reconstruir juntos de forma más fuerte y aún más resistente.

Hay tanto trabajo positivo que hacer. ¡Manos a la obra!

Yo creo de todo corazón que nos aguardan nuestros mejores momentos: es nuestro porvenir.

Carta a nuestra comunidad

Gracias por el enorme privilegio de haberme elegido al cargo de alcaldesa del condado Miami-Dade. No importa si usted votó por mí o no: yo seré la alcaldesa de todos los residentes de nuestro condado, y prometo trabajar con firmeza día a día para ganarme su confianza.

Yo me postulé para alcaldesa por las mismas razones que le he dedicado mi carrera entera al servicio público: porque creo que al trabajar juntos podemos crear una comunidad en la que toda persona pueda desarrollar una vida favorable para sí y para su familia.

No obstante, estos objetivos se están poniendo a prueba en la actualidad. Nuestra comunidad ha sido impactada por el coronavirus con tanta fuerza como cualquier otra.  Hay solamente un condado en todo el país con un número mayor de personas infectadas por el virus que el nuestro. Nosotros hemos perdido 4,000 personas, entre familiares, amigos y vecinos, por concepto de esta enfermedad letal, y miles de personas más han sido hospitalizadas. Para mantenernos fuera de peligro, todos estamos tomando la difícil decisión de mantenernos distanciados físicamente de nuestros seres queridos.  Y qué decir de cómo estamos luchando por rebotar de la crisis económica que la pandemia ha causado, especialmente en nuestras comunidades que tanto dependen del sector hotelero y la industria turística.  Y, para mayor desgracia, no se vislumbra aún el fin de esta pandemia.

No obstante, nosotros en Miami-Dade no somos novatos a la hora de enfrentar grandes retos. La nuestra es una comunidad que responde con coraje y resistencia ante cualquier crisis que la amenace – desde huracanes, a recesiones económicas, y ahora la pandemia. En tiempos difíciles como los actuales, mostramos lo mejor de nosotros: que somos una comunidad creada por inmigrantes que sabe lo que es luchar y sacrificarse para construir un futuro mejor. Con mis propios ojos he visto durante los últimos meses cómo la gente se ha remangado la camisa y se dispone a luchar arduamente a pesar de las dificultades. Unidos hemos ofrecido servicios voluntarios para repartir alimentos a miles de familias necesitadas; hemos cuidado de los ancianos y las personas más vulnerables. Hemos hecho grandes y pequeños sacrificios en nuestro quehacer diario con el fin de protegernos los unos de los otros e impedir la propagación del virus.

Yo tengo plena confianza en que saldremos victoriosos de este trance, pero también pienso que tenemos que resurgir de forma mejor. No podemos ignorar los grandes retos que enfrentamos ni podemos dejar que esta pandemia nos venza. Tenemos la oportunidad no solo de restaurar con seguridad la economía local sino también de crear una comunidad más justa y resistente donde toda familia pueda prosperar. Podemos y lograremos: establecer nuevos caminos para que más pequeños negocios triunfen y se fortalezcan; construir un sistema fiable de transporte público que pueda conectar mejor nuestras comunidades; resolver nuestra crisis de vivienda asequible; hacer frente a los retos del medioambiente, descuidados por muchísimo tiempo; y crear un gobierno responsable y transparente que sea eficiente y compasivo a la vez y que funcione en beneficio de todas las personas a quienes servimos.

Yo creo de todo corazón que nos aguardan nuestros mejores momentos: es nuestro porvenir. En las próximas semanas y próximos meses estaré escuchando atentamente a los residentes de todo el condado para así poder conocer sus ideas sobre el futuro de Miami-Dade, un futuro que construiremos unidos.  Comparta su opinión y sus ideas aquí.

Estoy contemplando el futuro con optimismo, gratitud y fe en nuestra mutua fortaleza para superar los obstáculos y reconstruir juntos de forma más fuerte y aún más resistente.

Hay tanto trabajo positivo que hacer. ¡Manos a la obra!

Miami New Times: «Daniella Levine Cava, Democrat Running for Miami-Dade Mayor, Raises $830,000 in One Month»

For the past 15 years, Miami-Dade County has had Republican mayors. That could soon change: Due to term limits, Mayor Carlos Gimenez must bow out in 2020 – and the sole Democratic candidate in the race says she raised more than $830,000 in the first month of her campaign.

Read More